17.1.05

Chile recibe más inversión externa directa que Argentina

Chile, que continúa aplicando a rajatablas un ortodoxo programa liberal en el campo económico, ya supera a una economía mucho mayor como la Argentina en cuanto a su capacidad para atraer inversiones. Argentina fue desplazada al 4to lugar entre los países latinoamericanos. Los principales receptores fueron Méjico y Brasil, seguidos muy de lejos por Chile y Argentina. Argentina ahora corre en el mismo grupo que Colombia, Perú, Venezuela, etc. Todo un logro del default. El PBI per cápita en Chile ya supera ampliamente al que supimos conseguir gracias al modelo productivo. No está demás recordar que lo que aumenta el salario real es la inversión genuina y no la obra pública ni la dádiva lasagnista.
Argentina continúna desperdiciando una situación única a nivel macro internacional:
bajísimas tasas de interés, precios de commodities por arriba del promedio histórico, dólar débil y economía mundial en expansión, que ciertamente no son mérito del gobierno de Kirchner. En los denostados 90, Argentina recibía mucha más inversión que ahora a pesar de que los mercados emergentes fueron sacudidos por la crisis de México, la crisis de las economías asiáticas, el default de Rusia y la megadevaluacion brasileña.
Más detalles en este artículo de AF.
------------------------------------------------------------------------------------


Las inversiones extranjeras directas (IED) crecerán en 2005, pero si hay «una reestructuración favorable de la deuda pública en default», según el informe semanal de la Fundación Capital. La Argentina perdió el tercer lugar en Latinoamérica como receptora de inversiones, posición que ahora es de Chile y está asimilada a economías como Venezuela, Perú y Colombia.

La entidad advierte que « luego de tres años consecutivos de caída, los flujos de inversión a nivel mundial muestran una recuperación de 6% en el año 2004». Estas son las principales partes del trabajo:

• De un total de flujos de 612 mil millones de dólares, 42% ha sido destinado a los países en vías de desarrollo frente a 27% en el período 2001-2003. En el caso específico de América latina, esta dinámica le ha permitido capturar 37% más que lo recibido en 2003, lo que constituye un quiebre de tendencia luego de cinco años de caída.

• La Argentina no ha quedado afuera de este comportamiento ya que los flujos acumulados al tercer trimestre de 2004 (3.231 millones de dólares) superan con creces lo captado durante todo 2003 (1.357 millones de dólares).

• Si la IED para la Argentina alcanza en 2004 los 4.000 millones de dólares, habrá experimentado un crecimiento de casi 200% respecto de 2003. La inversión fue de mayor magnitud en otros países de Latinoamérica: en México creció 67%, Brasil, 58% y Chile duplicó lo obtenido el año anterior.

• La Argentina todavía no recupera el tercer puesto en recepción de inversiones que tenía en los '90.

• Con la crisis de 2001, la IED para el país bajó al nivel de las economías medianas y chicas (como Colombia, Perú, Venezuela y Chile). En 2004, Chile habría vuelto a sobrepasar por segundo año consecutivo a la Argentina en el nivel de flujos captados (también había ocurrido en 2001), lo que podría estar sugiriendo un reordenamiento de la escala de economías latinoamericanas, con Brasil y México compitiendo por el primer puesto, y Chile y la Argentina pugnando por el tercer lugar.

• Entre 1990 y 1995, la participación de la Argentina en los flujos de IED a la región fue en promedio de 17,3%, impulsada principalmente por el proceso de privatizaciones y por una oleada de fusiones y adquisiciones en el sector bancario y en algunas empresas del sector real. La participación de la Argentina estuvo por encima de la de Brasil (que recibió un promedio de 9,5% de la IED regional) pero por debajo de la de México (que alcanzó 30,4% en promedio, como resultado de las fuertes inversiones atraídas por la incorporación del país al NAFTA en junio de 1991).

• En 2001-2004, Brasil logró mantener su participación relativa (25,3%) mientras que México se acercó a las tasas de IED de los primeros años (26,7%), lo que elevó la participación conjunta a 52,1%. En otras palabras, las dos primeras economías de Latinoamérica concentraron más de la mitad de los flujos de IED a la región. Mientras tanto, como se mencionó, los flujos a la Argentina se derrumbaron y su participación bajó a 3,8% en promedio (entre 2001 y 2004). De esta manera, la participación de la Argentina quedó por debajo de la de Chile, que en el período señalado (2001-2004) fue de 5,8%.

• En 2004, los flujos de IED habrían adquirido una magnitud récord para Chile, otorgándole una participación de 8,7%, que la recuperación de laArgentina no habría podido superar (los flujos de IED representarían 5,8%).

2 Comentarios:

A las 5:32 p. m., Blogger Sine Metu dijo...

Mientras tanto la fundación redrado (capital) anuncia que Noticias Rápidas: "Inversión extranjera retorna al país "

Y en LA NACION LINE Scioli: "Anuncia la llegada de inversiones"

 
A las 8:25 p. m., Blogger Louis Cyphre dijo...

El capital no hace beneficencia, busca la renta; si Argentina ni siquiera puede asegurar la vigencia del derecho de propiedad, las tasas que debemos ofrecer a hipoteticas inversiones son monumentales, como lo refleja el riesgo país (se acuerdan del riesgo país?)

 

Publicar un comentario

<< Volver